Sin barbechar el suelo del Concejo

Por Silvano Zapirán (*)

Con la renuncia de la edil Paola Rezzano, Libres del Sur, y la subsiguiente adjudicación de la banca por parte de una funcionaria del FPV, fuimos testigos de un ejercicio que emparenta a Libres del Sur más con su retroceso político, y su oportunismo electoral, que con un rol principista del mismo.

Dentro de la barahúnda que causó la noticia sobre la renuncia de la concejala, lo que se entrevera es el juego que provocó el movimiento de renuncia de Rezzano para alimentar la dimensión del oficialismo, justamente a horas de desarrollarse la sesión por la Rendición de Cuentas, la cual, con el voto de la nueva concejala, fue desempatada por el presidente del Concejo a favor del oficialismo. Libres del Sur de Lanús, con Rezano a la cabeza, decidió entregar su lugar en el Concejo, desde donde podría haberse desempeñado la expansión de una voz de lucha y reivindicación, como siempre ha afirmado, sobre el rol de la misma, la edil saliente. Más aun por su importancia en este período de campaña electoral. Si la causa era una cuestión de salud, pudo haber pedido licencia.

Si la cuestión es sobre principios políticos, tuvo que haber renunciado hacía ya tiempo cuando Libres del Sur se distanció del FPV, gracias al cual logro ingresar al Concejo.
 
Pero cuando hablamos de principios en Libres del Sur, a cuáles nos referimos. Los primeros que se trituraron fueron los que los unían con el FPV, ahora son principios que fracturan internamente a la agrupación debido a la "bajada" de Pino a la Ciudad. Pero entonces, ¿qué hacer?. Como bien lo decíamos en Ballet de subalternos (El Periodist@ [email protected] 7/5), las opciones para Rezzano eran muy claras, las cuales determinarían el carácter de su banca como el de Libres del Sur en Lanús. La resolución final llevó a que tengamos que pronosticar el posicionamiento de este sector político nuevamente en la zona del oficialismo, bajo su nuevo amorío con el sabbatellismo, el cual hace tiempo se desligó de un "apoyo critico" al gobierno para pasar a ser su más fiel defensor en las filas colectoras. Así ratificamos el círculo vicioso mencionado en aquella ocasión.

Así describimos al grado de concientización de su inconsciente por parte de Libres del Sur Lanús, su deseo incansable de adaptarse a situaciones de arribismo. Un vicio que descolora cualquier añoranza virtuosa desde reclamos populares. Solo queda una suculenta retórica desocupada de lucha. Una retórica quintiliana, es decir, destinada más bien para adornar un mero acto discursivo, y no para organizar lógicamente los pensamientos. Si esto último ocurriese, la incoherencia ganaría terreno, lo cual llevaría a no ilustrar una agatologi´a presentada desde su grupo para preservar al mismo. Sin embargo, como toda obra de arte, estas operaciones son abiertas, con lo cual la definición escapa a la intención del obrero de la cosa. Queda claro en estas líneas.
 
Libres del Sur ha pasado a evidenciar un espíritu súcubo para el campo popular. Su imposibilidad de construirse desde un polo transformador, equivale a decirse sobre lo traumático de su existencia política.

(*) El autor es escritor filosófico-politico 

Imprimir esta noticia


Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.
Comentarios
Beatriz dice:

Creo que con tantos años de manolismo, y con el mandato de Diaz Perez, ya fue suficiente para saber que ni ellos ni los demas partidos que siempre participaron en el Concejo nos dieron soluciones algunas. Yo tenia pensado votar a Pino, pero con las ultimas vueltas que dio, y con el caso de Libres del Sur aca en Lanus, creo que la verdadera opcion de cambio es el Frente de Izquierda, ya que siempre estan del lado de los trabajadores y reclaman las causas populares que otros no se animan a denunciar. Un saludo

Marcelo dice:

Comparto la idea, pero en Lanus quien seria el “polo transformador”?

villa obrera dice:

hola soy vecina de villa obrera, y la verdad mil aplausos para la señora ALICIA MARQUEZ que escucho a la gente …cuando escuchan a la gente y hacen para la gente se merecen el aplauso.LA SEÑORA PRESIDENTA lo digo cuando nos quejamos y nos cumplen que bien se siente.. eso se valora ,gracias