Un carta tardó un cuarto de siglo en llegar a destino

El remitente había enviado hace 24 años una carta al fallecido, su padrino, para agradecerle el regalo que éste le había enviado, informó el padre del remitente, Rudolf Waßmuth.

Según DPA, Waßmuth, de 80 años, recordó que en 1984 obligó a su hijo a enviar unas líneas de agradecimiento a su padrino, que vivía a las afueras de Giessen, la ciudad del oeste de Alemania.

La carta, olvidada desde hacía mucho tiempo, apareció hace poco en un instituto veterinario de Giessen en el que el padre del remitente y el fallecido padrino trabajaban.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *