Crece la extrema derecha en Francia

A poco mas de un año de la elecciones presidenciales francesas, el partido de extrema derecha Frente Nacional (FN) obtuvo solo dos escaños locales pero logró acentuar su progresión, una situación que preocupa a la clase política local.
Aunque su partido no ganó cantón alguno en la segunda vuelta de este fin de semana, Marine Le Pen declaró en un comunicado que "este resultado es la demostración de que habrá que contar con el FN entre los primeros lugares en las elecciones que se aproximan; presidenciales y legislativas. La recomposición de la vida política francesa está en curso".
Bajo la dirección de Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, octogenario líder de la extrema derecha francesa que en 2002 alcanzó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, finalizó con un 11,73% a nivel nacional pese a haber presentado candidatos solo en 403 de los 1.566 cantones.
Según sus propias cifras, cada candidato del FN presente en los 403 cantones "obtuvo, al menos, el 40% de los votos", confirmando de esta forma la sangría de sufragios de la coalición conservadora gobernante Unión por una Mayoría Popular (UMP) hacia la extrema derecha.
"El FN registró una progresión importante en la segunda vuelta, al pasar de 622.292 votos a 915.279. Por eso la etiqueta que pesa sobre nosotros de ser solo contestatarios no tiene asidero, pues se confirma la idea del voto adhesión", agrego Marine Le Pen.
Ayer, una encuesta realizada por Ipsos afirma que Marine Le Pen alcanzaría la segunda vuelta de la elección presidencial frente al socialista Dominique Strauss-Kahn, dejando fuera en la primera vuelta al actual mandatario Nicolas Sarkozy.
Con el 35,74 % de los votos a nivel nacional, el partido Socialista (PS) afianza su mayoría en los departamentos, al dirigir 61 de los 100 en que se divide el país galo.
Sin embargo, el triunfo del PS "pasó desapercibido", según el diario Libération y fue considerado "modesto" por una editorial del vespertino Le Monde por estimar que "ni el conjunto de los partidos de izquierda ni el oficialismo conservador lograron opacar el crecimiento del FN".
Por su parte, Sarkozy relativizó el resultado electoral al reconocer que "todos los gobiernos de Europa se encuentran en dificultades" y reclamo a su partido unidad, según confió Jean-Francois Copé, secretario general de la UMP, quien estuvo presente en la reunión semanal de la coalición gobernante en el Palacio presidencial del Eliseo.
"Se está haciendo mucho ruido por nada, estas elecciones son locales y la tasa de abstención fue muy alta", agregó este mediodía Copé a la radio France Info haciendo alusión al abstencionismo que se situó en 56%.
"Sarkozy es indiscutiblemente nuestro mejor candidato, es, probablemente, el único que puede llevarnos a la segunda vuelta y aspirar a obtener la mayoría de los sufragios", sostuvo hoy Fran ois Baroin, portavoz del gobierno, quien esta mañana dejó entrever que un cambio de estrategia sería la mejor opción para su partido.
Las elecciones cantonales no poseen gran importancia dentro el panorama político nacional, dado que solo se encuentran en juego cargos para Consejeros Generales, quienes solo tienen competencia en materias locales y sociales.
No obstante, la proximidad de la elección presidencial potencia el efecto del resultado y genera preocupación dentro del oficialismo por el magro 19% alcanzado.
En octubre el PS realizará su elección interna, luego la UMP dará a conocer su candidato para dar comienzo a la campaña electoral que desembocará en el primer turno de la presidencial en mayo de 2012. Dos semanas después se llevará a cabo la segunda vuelta.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *