DEBATE POR LA REAPERTURA DE MITRE ORDENADA POR LA JUSTICIA

El fallo dictado el miércoles último por la Sala III de la Cámara de Casación Penal dispuso -entre otros puntos- la liberación de la calle Bartolomé Mitre al 3000, entre Jean Jaurés y Ecuador y frente a la terminal de Once del ferrocarril Sarmiento, que está cerrada al tránsito desde que ocurrió la tragedia, en 2004.
«Cuando se haga justicia y los responsables vayan presos nos pondremos a ver qué hacemos con este espacio. La calle, seguramente, habrá pasado a ser un tema menor para nosotros»,  dijo a Télam José Guzmán, padre de uno de los jóvenes muertos en la discoteca República Cromañón.
Guzmán y otros padres de víctimas consideran que la jueza cometió «una falta de respeto, al plantear sacar el santuario antes de lograr que los responsables cumplan su condena».
El espacio armado en la esquina de Mitre y Ecuador, frente al cerrado boliche, guarda fotos, prendas, zapatillas y objetos que llevaban las víctimas de noche de la tragedia y desde hace más de seis años mantiene inhabilitado el tránsito por esa calle, por la que antes circulaban numerosas líneas de colectivos.
La cuadra de Mitre donde estaba Cromañón conserva sólo dos negocios abiertos: un hotel de pasajeros y un hotel alojamiento, que para seguir funcionando debieron improvisar salidas por las  calles laterales, Ecuador y Jean Jaurés.
Consultados por Télam, los dueños del cine «para adultos» que está sobre Ecuador y de algunos locales ubicados sobre la avenida Rivadavia coincidieron en que el cierre de Mitre los perjudicó en su actividad «y complicó el tránsito en el lugar».
«Ya pasó mucho tiempo», dijo Francisco, responsable de una verdulería, quien se quejó «del ruido del constante tránsito que desagota hacia la avenida Rivadavia, por Jean Jaurés» al quedar cerrada Mitre, por donde «antes» los colectivos llegaban a la Plaza Once.
Nino Benítez, padre de otro de los chicos que murieron en el incendio de Cromañon, dijo a Télam que decidieron «tomar contacto con los comerciantes y con las autoridades porteñas para llegar a una solución intermedia».
Si bien Benítez rechazó la reapertura de la calle porque los familiares quieren «mantener el santuario como está», dejó entrever que una solución podría ser abrir «una calzada paralela a Mitre, sobre la plaza seca del ferrocarril Sarmiento».
Para el presidente de la comisión de Tránsito de la Legislatura porteña, Claudio Palmeyro, «es imposible dar una opinión sin realizar un estudio técnico serio».
«Son muchos los factores que se deberían evaluar, como por ejemplo el estado del suelo o los giros», entre otros temas, dijo el legislador peronista a Télam.
El jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, había afirmado esta mañana que Mitre «es una arteria importante de circulación, pero también hay que entender que es un tema muy sensible para los familiares de las víctimas».
Durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Salud porteño, el funcionario señaló que abrirán «una nueva instancia de diálogo» con todos los involucrados en el tema.
Un empleado de una ferretería de esa zona negó que Mitre sea una calle importante. Es más, afirmó que siempre fue «tierra de nadie», una calle que «daba miedo atravesar de noche» y que sólo servía para que «los chorros robaran tranquilos y de acceso rápido a Plaza Once para los colectivos, nada más».
«Si va a volver a ser lo que era antes de Cromañón, prefiero que la dejen cerrada. Por lo menos hay más presencia policial», sostuvo el hombre.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *