Dos detenidos acusados del crimen de la hija de un gendarme en un intento de robo en Llavallol

Las detenciones fueron realizadas en las últimas horas por personal de Gendarmería Nacional en proximidades del Camino Negro, en jurisdicción del partido de Lomas de Zamora, y los apresados son dos jóvenes mayores de edad con antecedentes penales, quienes ahora quedaron acusados del homicidio de Anabella Soledad Aguilar.

Fuentes de la investigación identificaron a los detenidos como Jhonatan Claudio Moreira, alias "El Monito", y Sebastián Felipe Toledo Vázquez, quienes intentaron evitar la detención y forcejearon con los gendarmes que llegaron para apresarlos.

Tras las detenciones, el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Esteban Pablo Baccini ordenó la realización de 14 allanamientos, todos ellos en la zona sur, de los cuales participan unos 350 gendarmes que intentan hallar el arma homicida.

Los detenidos fueron trasladados a la comisaría tercera y cuarta de Avellaneda, a la espera de ser llevados a declarar ante el fiscal a cargo de la pesquisa.

El crimen de Anabella Aguilar (22) ocurrió el 18 de abril pasado cuando dos delincuentes pretendieron asaltar a su padre a la salida de su casa, en la localidad bonaerense de Llavallol, para robarle el auto.

Según la policía, todo comenzó cerca de las 23 de esa noche, cuando el gendarme Luis Aguilar, vestido con ropas de civil, se retiraba junto a sus tres hijos a bordo de su camioneta Volskwagen Suran gris de la casa ubicada en la calle Tupac Amaru 794, a metros del cruce con Luis Luján, en Llavallol.

Aguilar alcanzó a hacer unos metros con el auto, pero antes de llegar al cruce de Tupac Amaru con Luján se les cruzó por delante un Volskwagen Fox ocupado por cuatro hombres, tres de los cuales se bajaron y lo amenazaron con armas.

Según relataron fuentes policiales, los delincuentes le exigieron a Aguilar su arma reglamentaria, pero el hombre se negó a entregarla y aceleró su auto con intenciones de escapar, pero chocó contra el cordón de la vereda, por lo que quedó detenido.

En ese momento, uno de los delincuentes efectuó cinco disparos con un revólver, uno de los cuales atravesó la ventanilla del conductor, rozó el hombro izquierdo de Aguilar e impactó en el pecho de la joven de 22 años.

La joven ingresó en gravísimo estado al Hospital Santamarina y fue trasladada a un quirófano para ser operada, pero finalmente murió cerca de las tres de esa madrugada.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *