El presupuesto en provecho de una elite, el trabajador municipal otra víctima

La organización del trabajo municipal en el capitalismo no puede ser solidaria, debe necesariamente reproducir el sistema de relaciones sociales imperantes, es decir la explotación por parte de un grupúsculo de las fuerzas de trabajo de la mayoría. En las comunas se reproduce la forma de gobierno de camarilla instalada desde hace rato a nivel nacional y cada puntero y hasta otros partidos “opositores” tienen asignada una porción del plantel para su “tropa”. Asesores y ñoquis juegan un papel a la hora de montarse cajas negras, que bajo rimbombantes nombres desvían partidas presupuestarias.  

Aunque la organización de las tareas generales la dirija un equipo de creativos (Lanús no es el caso), éstos no pueden romper el esquema de la explotación y el sometimiento a un ordenamiento genial o ridículo del cual el trabajador es un mero prisionero.  

Bajo este análisis no se debe de ninguna forma hacer caer la responsabilidad de la impericia patronal sobre los trabajadores. Por el contrario lo que debe revisarse detenidamente son las formas de pago, si se efectúan los aportes a Cajas de jubilaciones y a Obra Social, cuáles son las formas de trabajo precario (en negro, horas cátedras, contratos, pasantías, etc.). Porque las violaciones a la legislación laboral en vigencia terminan afectando a los municipales en su doble papel, como asalariados y como contribuyentes que son, quienes pagan los desaguisados de los distintos gobiernos.  

La historia de los municipales es de salarios por debajo del mínimo establecido por ley, cero capacitaciones, nunca recategorizaciones. Los ascensos e ingresos de personal sólo son para familiares del círculo más estrecho del Ejecutivo o para elementos afines. El ascenso por concurso no existe en un régimen de punteros, porque esa instancia de examen público revaloriza al trabajador como un ente independiente y lo sustrae de manoseos y dependencias.  

Con Quindimil los municipales precarizados llegaron a ser el 30 % de la planta municipal (Inforegion 14/2/08), cifra que mantiene una coherencia con todo el cuadro de empleo en negro que es del 40 % y aunque es delito, liderado por los gobiernos Nacionales, provinciales y municipales.  

Con Díaz P. no hubo cambios, si se consideran los dichos del concejal K y secretario del Sindicato Municipal San Vicente, Carlos Vergara, “muy pocos municipios han cumplido, lo que prevée la Ley  para todos los que están contratadas por más de un año pasen a  planta permanente”. San Vicente está lejos de Lanús ytal vez no lo sepa el gremio ni la patronal pero el reclamo de efectivización efectuado por Aguirre, Gauna, Alcetegaray y Balada, empleados del Tribunal de Cuentas de Lanús con 7, 8, 10 y 11 años de trabajo (La Defensa), es la punta de un témpano que más temprano que tarde va a irrumpir en la plácida relación existente entre el gremio y la patronal, donde el 30% del personal no tiene derechos gremiales. 

Un dato importante de la distribución de la partida salarial es que 1500 personas de conjunto cobran $ 1.500.000, mientras que un solo individuo (el intendente) cobra un salario igual al de 35 de esas personas condenadas a la indigencia, o lo que cobran 233 Planes sociales.  

Luego habría que analizar de qué se tratan algunos números presentados a la sesión extraordinaria del consejo, para ampliar el presupuesto, por ejemplo Gestión Ambiental que gastó en 9 meses $ 3. 800.000, cuando todo el distrito sufre de la más absoluta desprotección ambiental. O el $ 1.100.000 que se gasta mensualmente en ¿convivencia y seguridad? O los $ 400.000 mensuales que se distribuyen en los rubros “Intendente, sus colaboradores cercanos y la Jefatura de gabinete”. 

De la sesión especial del Consejo, por la rendición de cuentas (3/9/08), surge que estas partidas ejecutadas mes a mes implacablemente contrastan con la desidia de la Secretaría de Cultura para distribuir $ 7.000 en becas destinadas a pibes en edad escolar como ayuda. O el caso de  “Ayuda Social” que teniendo $ 12.800 (muy poca plata para semejante desastre social en el distrito) tampoco lo distribuyó. Pero el caso más patético es el de la Secretaria de Desarrollo Humano que teniendo en caja 5 millones destinados a ayudas sociales a personas y alimentos para indigentes y personas carenciadas del distrito, no sólo no lo hizo sino que castigó a las organizaciones de desocupados que denunciaron la desnutrición infantil y cuando estas organizaciones reclamaron para todos los comedores populares una dieta balanceada y no chatarra, Karina Nazabal y Daniel Ledesma señalaron que el municipio se podía hacer cargo de dar $ 1,80 por comensal (30 %) cuando la dieta individual en marzo costaba $ 6. Estos funcionarios, sin vergüenza, se reúnen para no permitir que se baje la edad de imputabilidad, pero ellos son quienes condenan a la discapacidad de por vida a muchos niños.   

Como la contratación de Personal Temporario (horas cátedras y contratados) permite manejos de toda índole, la Secretaría de Cultura que tenía un presupuesto de ¡$ 2.261.814! gastó $ 3.163.067 es decir casi 1 millón más. Lo mismo sucedió en “Promoción del deporte” donde el verdadero juego fue contratar personal temporario por $ 4.676.000. Por supuesto a estas cajas negras las han ayudado enormemente los superpoderes dados al Intendente por el Consejo Deliberante, así se pueden reasignar las partidas presupuestarias y como prestidigitador, regatear con tapitas a un público cándido, que nunca termina de saber debajo de cual tapa está lo que se busca. Luego estan los 50 palos de Covelia para higienizar 40 KM2  

La crisis capitalista internacional está fogoneada por estas políticas de saqueo. El déficit fiscal recorre Nación, Provincias y Municipios. En manos de los punteros que dirigen vamos a una catástrofe sanitaria, educativa, habitacional y de los servicios. Los trabajadores debemos impulsar reuniones y debates por un plan de lucha y una salida obrera a la crisis.  

Por Lisandro Martinez, referente del Partido Obrero Local 

 

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *