EL PRINCIPE GUILLERMO Y KATE MIDDLETON YA SON MARIDO Y MUJER

La ceremonia contó con la participación de la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, miembros de la familia real inglesa, diplomáticos, políticos, reyes y allegados a la pareja.

Guillermo, de 28 años, arribó a la abadía junto a su hermano, el príncipe Enrique, que fue padrino de la boda y luego lo hizo Catherine de 29, quien a partir de ahora se convirtió en la duquesa de Cambridge.

El novio tuvo algún tipo de dificultad en colocarle el anillo a la nueva princesa, mientras que él mismo optó por no usar anillo como símbolo del matrimonio.

La ceremonia contó con 1900 invitados y fue seguida por miles de personas fuera de la abadía, en Trafalgar Square y Hyde Park, donde se instalaron pantallas gigantes.

El príncipe Guillermo, hijo del príncipe Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, portó un uniforme escarlata de la Guardia Irlandesa.

En tanto, que Catherine lució un vestido blanco diseñado por la casa británica Alexander McQueen y una tiara que fue un regalo que el duque de York hizo a su esposa Elisabeth, antes de ser el rey Jorge VI.

La pareja prometió amarse, honrarse y respetarse, pero eludió la "obediencia" que marcaba el rito tradicional.

En las primeras filas de la abadía se ubicaron la reina Isabel II, el príncipe Felipe, el príncipe Carlos y su esposa Camila.

Más atrás lo hicieron los miembros de las casas reales europeas, entre ellos la reina de España, Sofía y los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, la reina Margarita II de Dinamarca, los príncipes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda y los suecos Victoria y Daniel.

Tras el enlace, los novios partieron en un carruaje hacia el palacio de Buckingham, donde la reina Isabel II ofreció una recepción para unas 600 personas.

Guillermo, que es el segundo en la línea de sucesión al trono de Inglaterra y la princesa Catherine, recibieron también el saludo de las casas reales y de diplomáticos, mientras se realizó en la calle un desfile de la guardia real.

Antes del inicio de la recepción oficial, la pareja salió a saludar al balcón del palacio rodeada de la familia real y los Middleton y se dieron el primer beso de recién casados, que fue festejado por miles de personas en las afueras del castillo.

Luego de la corta recepción, la pareja real abandonó el palacio de Buckingham en un automóvil Aston Martin azul oscuro, conducido por el príncipe Guillermo.

La pareja real se dirigió a Clarence House, residencia del príncipe Carlos, donde pasarán la tarde hasta la gran cena de gala de esta noche, que pondrá fin a los festejos reales.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *