La fiscalía pide juicio oral para Pedraza y otros nueve acusados por el crimen de Mariano Ferreyra

Junto con Pedraza, está acusado el número dos del gremio, Juan Carlos “Gallego” Fernández, ambos considerados “instigadores” del homicidio, cometido el 20 de octubre pasado en proximidades de las vías del ferrocarril Roca, en el barrio de Barracas.

En un escrito de más de un centenar de páginas, el fiscal consideró probado que hubo un “concurso premeditado” y una organización para “escarmentar” a los empleados tercerizados que reclamaban su efectivización.

Además de los dos jefes sindicales, están acusados el barrabrava Cristian “Harry” Favale y el ferroviario Gabriel “Payaso” Sánchez, presuntos autores de los disparos que mataron a Ferreyra e hirieron gravemente a otros tres manifestantes.

También están detenidos como miembros de la organización los delegados sindicales y activistas Jorge González, Gustavo Alcorcel, Pablo Díaz, Salvador Pipitó, Armando Uño y Juan Carlos Pérez.

Fiszer sostuvo que los jefes gremiales instigaron el crimen para «asegurar el poder económico y político» del gremio, dado que habitualmente designaba a los trabajadores que entraban a trabajar a la UGOFE, que gestiona el ferrocarril Roca.

El fiscal contestó con su escrito la vista que días atrás le corrió la jueza de la causa, Susana Wilma López, para declarar cerrada la investigación y pasar a juicio oral y público a los acusados.

Los abogados del Partido Obrero, en representación de Elsa Rodríguez, la más afectada de los otros tres heridos, había pedido ya la semana pasada el cierre de la causa aunque pidieron que se investigue a directivos de la UGOFE y de la Secretaría de Transportes.

Ahora resta que haga su presentación el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que patrocina a la familia de Ferreyra y que había pedido que se determinara la responsabilidad de los policías federales que no se interpusieron entre agresores y agredidos.

La jueza le correrá vista a las diez defensas, y tras ello decidirá si da por cerrada esta parte de la investigación, aunque voceros de las mismas anticiparon que centran sus expectativas en una nueva pericia sobre la bala que mató a Ferreyra.

Según esa pericia, realizada por la Policia Federal, el proyectil habría rebotado antes de impactar en el cuerpo del muchacho dado que se habrían encontrado restos de silicio y aluminio, componentes frecuentes en las mezclas asfálticas.

La teoría del “rebote” es funcional a la idea de que los tiradores no buscaban matar a Ferryra, lo que modificaría la calificación legal, de “homicidio agravado”, con una pena de prisión o reclusión perpetua, a “homicidio culposo”, de seis meses a cinco años de cárcel.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *