LANUS: DELINCUENTE FUE BALEADO POR DOS HERMANOS POLICÍAS QUE INTENTARON EVITAR UN ROBO A SU PADRE

Un integrante de la barra brava del club Los Antes resultó herido de un balazo en el pecho y detenido por dos hermanos, ambos miembros de la Policía Federal, que salieron en defensa de su padre cuando era asaltado mientras lavaba el auto en la vereda en el partido de Lanús, informaron fuentes policiales.
El barra herido fue identificado por la policía como José Alberto Paz, quien es uno de los líderes de la facción del “Chacho Chico” del club del ascenso de Lomas de Zamora.
Voceros policiales indicaron que el hecho ocurrió alrededor de las 16 de ayer en el cruce de las calles Albarracín y Juan B. Justo, de la localidad de Remedios de Escalada, a siete cuadras del estadio del club Lanús donde ayer Los Andes le ganó 2 a 0 a Crucero del Norte por la Copa Argentina.
Según determinaron los pesquisas, la caravana de la barra de Los Andes se aproximaba al estadio en un micro y otros vehículos y un auto gris, que se cree era un Chevrolet Corsa, paró en esa esquina donde un hombre se encontraba lavando su auto en la vereda con una manguera.
Al menos cinco barrabravas, alguno de ellos armado, increparon al hombre con fines de robo y todo fue observado por los dos hijos de la víctima, que son agentes de la Policía Federal Argentina (PFA) y salieron armados con sus pistolas 9 milímetros a defender a su padre.
En el lugar se produjo un intercambio de disparos en el que uno de los barras, luego identificado como Paz, cayó herido de un tiro en el tórax.
El resto de los delincuentes se subieron al auto gris y escaparon del lugar, sin que hasta este mediodía hayan sido detenidos.
Paz fue trasladado en primera instancia al Hospital Vecinal de Lanús y de allí fue derivado al Hospital Evita, del mismo partido, donde fue intervenido quirúrgicamente y hoy ya se encontraba estable en terapia intermedia y con custodia policial.
La causa está en manos del fiscal Gerardo Loureyro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Lomas de Zamora, y está caratulada como “robo calificado, lesiones y abuso de armas”.
A los hermanos policías sólo se les secuestraron sus pistolas reglamentarias.
Los peritos que trabajaron en el lugar del hecho levantaron un total de 12 vainas servidas, nueve de ellas calibre 9 milímetros -como las pistolas de los policías-, y tres de calibre .380, que es el arma que dispararon los barras.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *