PASIÓN DESENFRENADA

Las playas de Pinamar y Villa Gesell están muy calientes. No sólo por el sol sino también porque las hormonas de las parejas están elevadísimas. Los jóvenes disfrutan del verano y no tienen vergüenza en tener sexo en la playa, y a la luz del día.

Los vecinos se quejan de las parejas que tienen relaciones en los balnearios y hasta en las casillas de los bañeros. Aseguran que los chicos están muy “acelerados” debido al alcohol en exceso.

Dichos puntos turísticos son los preferidos de los jóvenes, que en la segunda quincena de enero colmaron las playas. Mientras los chicos disfrutan de las noches de bailes que terminan con los touch & go playeros, los vecinos piden que las autoridades frenen esta situación. “Vomitan, se pelean, rompen botellas, hacen pis, y después tienen sexo”, aseguran.

Las prácticas sexuales se hacen desde las cuatro hasta las ocho de la mañana a orillas del mar, en las carpas y en las casitas de los guardavidas. Los lugares preferidos son los arbustos que rodean al tobogán acuático del balneario El Viejo Lobo, las playas del sur desde la rotonda de Bunge y Del Mar, y el descampado junto a los boliches Ku-El Alma. Para el otro lado, la movida arranca desde UFO Point hacia La Frontera, y más allá van los que se aventuran en 4×4. Los paradores exclusivos del Norte, dicen los vecinos, son zona liberada.

Los serenos afirman que «si los chicos tienen sexo en la orilla no les podemos decir nada, lo mismo que si van a la playa municipal. En ambos casos es responsabilidad de la Municipalidad» y que «no se cuidan porque cada vez vemos menos preservativos por acá».

El 911 recibe, cada noche, unos diez llamados por este tema. Desde el Municipio de Pinamar afirman que es una ciudad para las familias y «por eso no están habilitados los hoteles». Mientras que en la Intendencia de Gesell aseguran que «queremos que vengan más familias y que la ciudad dejé de llenarse de jóvenes».

Los chicos, por su parte, aseguran que no tienen lugares para darle rienda suelta a su elevada adrenalina sexual. “No nos queda otra”, dicen y no dudan en afirmar que nadie quiere perderse de “cumplir sus fantasías”.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *