PROYECTO SUR LANUS SE SOLIDARIZA CON LOS TRABAJADORES DE MTE

Se informa a las organizaciones hermanas que en el marco de la actual etapa de la lucha para la dignificación de los trabajadores cartoneros, la militancia del MTE se encuentra librando una fuerte pelea contra la mafia de los intermediarios-explotadores que comienza a expresarse en hechos de violencia. Al respecto, pedimos la solidaridad de las organizaciones populares y exigimos que el Gobierno de la Ciudad asuma las obligaciones emergentes de la Contrata del Servicio Público de Reciclado, entre ellas, garantizar precios mayoristas para el total de los 4500 cartoneros del incorporados al servicio. Después de un lago proceso que se reseña más abajo (ver contexto), se abre la etapa más difícil en nuestra lucha: la recuperación de la renta que genera el trabajo de todos los cartoneros que recuperan residuos reciclables en la Ciudad. Es responsabilidad indelegable del Estado garantizar la eliminación de la cadena mafiosa de intermediación y garantizar un precio justo para los trabajadores cartoneros. En esta etapa como en las anteriores se afectarán intereses económicos de explotadores y parásitos que viven del trabajo ajeno. Esta vez, le tocará perder a la mafia de los intermediarios.  Como primera medida, debemos garantizar en un plazo no mayor a 90 días que en los establecimientos de acopio propiedad del Gobierno de la Ciudad se establezca un esquema de comercialización que permita a los trabajadores cartoneros la obtención de precios mayoristas por sus materiales. Esto permitirá un incremento del 50% en los ingresos de los trabajadores. A todos los trabajadores de los galponeros se les debe garantizar puestos de trabajo. Claro está que no se va a lograr sin enfrentar férreamente a la mafia intermediaria, un sector violentísimo, estrechamente ligado al narcotráfico y que lamentablemente tiene cooptados algunos integrantes de las cooperativas e incluso a funcionarios del gobierno. La Dirección General de Reciclado (DGERC), lejos de asumir su responsabilidad, permite por omisión que en establecimientos del Estado se amedrente a los trabajadores y militantes que están asumiendo las responsabilidades que ellos relegan. Esta suerte de “zona liberada” es funcional para disciplinar y silenciar a los que trabajan por la implementación efectiva de un sistema de reciclado sin negociados. Entre otros hechos de violencia que se produjeron en los últimos días, dos militantes populares fueron brutalmente amedrentados. La causa: para no exponer a los compañeros de base y ante la inacción de los funcionarios a cargo, intentaron impedir el acopio de telas altamente inflamables en un predio del Gobierno de la Ciudad sito en Tandil y Olivera. Como respuesta, sufrieron agresiones y luego amenazas de muerte por parte de un sujeto que opera como fuerza de choque al servicio del intermediario-explotador. El autor material de las amenazas es Ramón Ledesma, un delincuente extremadamente violento con frondosos antecedentes y ostensibles vínculos con el narcotráfico, que se trasporta en vehículos del alta gama y se autodenomina impunemente el Pistolero de Fiorito. Las amenazas se produjeron dentro de instalaciones del Gobierno de la Ciudad a las que Ledesma tiene prohibido el ingreso por hechos delictivos anteriores que empañaron el sacrificado trabajo de miles de cartoneros. Se aclara a todos que Ledesma no tiene vinculación alguna con el MTE y ha sido expulsado de la Cooperativa Amanecer de los Cartoneros. Los hechos fueron oportunamente denunciados a las autoridades de la DGERC que no tomaron las medidas adecuadas poniendo en grave riesgo a nuestros compañeros que se vieron obligados a retirar las telas ellos mismos, informando previamente al Director de Reciclado que prestó su conformidad en una reunión de la que participaron delegados gremiales de ATE. Increíblemente, hoy, lejos de garantizar la seguridad como se había comprometido, recibió en su despacho al galponero quién, tras la cordial reunión con la máxima autoridad del área cuyo contenido no conocemos, ingresó a la fuerza las telas al predio, superando al personal de seguridad y alegando estar autorizado para ello, con la custodia del mencionado Ledesma y un puñado de matones. En este momento, no más de 10 violentos se encuentran bloqueando las entradas al predio comandados por Ledesma que dirige “negociaciones” con el gobierno. Ninguna autoridad se hizo presente, pese a nuestros reiterados llamados. Los compañeros están viviendo una situación de tensión indescriptible. Vale destacar que, aunque es comprensible la necesidad de tiempo para que la nueva gestión ordene los innumerables problemas heredados, el cambio de Director General no es excusa para seguir demorando las medidas urgentes que deben tomarse en casos de tamaña gravedad. Mucho menos para adoptar una actitud rayana en la complicidad con la mafia acopiadora. Desde el MTE estamos realizando los máximos esfuerzos evitar dar lugar a cualquier utilización política del conflicto. Sin embargo, la gravedad de la situación nos obliga a compartir con ustedes los hechos, en resguardo la integridad de nuestros compañeros, como paso previo a realizar un plan de lucha a gran escala. Responsabilizamos a la Dirección de Reciclado de la Ciudad de Buenos Aires por nuestra integridad, la instamos a reconsiderar su actitud, la intimamos a regularizar el sistema de comercialización en un plazo de 90 días y reafirmamos nuestra intención de pelear por los derechos de los trabajadores frente a toda injusticia. Queda claro que Ledesma y todos los involucrados no tienen vinculación alguna con el MTE y cualquier utilización de recursos afectados al Sistema de Reciclado es exclusiva responsabilidad de la DGREC.

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *