SE TIRÓ DEL AUTO EN EL QUE LO LLEVABAN CAUTIVO MIENTRAS LOS SECUESTRADORES SE TIROTEABAN CON LA POLICÍA

Un joven fue secuestrado en la ciudad de Buenos Aires por delincuentes que le exigieron a su familia 80.000 pesos de rescate, aunque antes de que el pago se efectuara logró arrojarse del auto en el que lo llevaban sus captores, que se tirotearon con policías en la zona oeste porteña, informaron hoy fuentes policiales.
En el episodio, que ocurrió anoche, la víctima resultó ilesa y los delincuentes escaparon a pesar de haber sido perseguidos hasta un asentamiento del partido bonaerense de Tres de Febrero, donde abandonaron el vehículo y se ocultaron.
El fiscal federal Federico Delgado, que interviene en la causa, confirmó hoy que «hubo tiros, persecuciones y una víctima que se tiró del auto», al denunciar ante la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, la «inoperancia» de la empresa de telefonía celular «Movistar» por no acatar un pedido de intervención inmediata de una línea telefónica en el marco de la pesquisa para localizar a la víctima.
En esa presentación, Delgado dijo que esa actitud de la empresa «puso en peligro la vida» de una víctima de secuestro «y la de los agentes policiales» que intervinieron, ya que «la Policía trabajó a ciegas, arriesgando vidas literalmente».
El hecho comenzó anoche, cuando la víctima circulaba en su auto Volkswagen y fue interceptada por unos cuatro delincuentes armados que la forzaron a subir al vehículo de la banda, un Ford Focus, para llevársela cautiva.
Una vez reducido el joven, los captores se comunicaron por teléfono con su cuñado, a quien le exigieron la entrega de 80.000 pesos por su liberación.
El cuñado llamó a la comisaría del barrio porteño de Villa Lugano para relatar lo que sucedía y llegaron a su casa efectivos de la comisaría 48va. y personal de la División Operativa Central de la Policía Federal Argentina (PFA), la ex División Antisecuestros.
El cuñado pactó con los captores el pago del rescate y recibió instrucciones de dirigirse al barrio porteño de Liniers para efectuar la entrega del dinero.
Sin embargo, en el lugar indicado, las autoridades decidieron intervenir, por lo que los delincuentes escaparon en dirección a la avenida General Paz, tras lo cual cruzaron al partido bonaerense de Tres de Febrero.
Policías en un patrullero iniciaron una persecución durante la cual hubo un tiroteo, en el que los secuestradores balearon el móvil.
En un punto del trayecto, el cautivo aprovechó la distracción de sus captores, consiguió abrir una de las puertas del Focus y se arrojó a la calle.
Luego llamó a su familiar para avisarle que había logrado escapar y pedirle que lo fueran a buscar.
Los secuestradores, en tanto, fueron interceptados por policías bonaerenses de la comisaría de Tres de Febrero que habían sido advertidos por sus colegas de la PFA, por lo que comenzó una nueva persecución y tiroteo.
Los delincuentes llegaron hasta el barrio Ejército de los Andes, denominado Fuerte Apache, en la localidad bonaerense de Ciudadela Norte, abandonaron el Focus y escaparon a pie antes de que los policías pudieran atraparlos.
Personal de la PFA buscaba hoy intensamente a los secuestradores, al tiempo que constató que el auto que utilizaban había sido robado el lunes último en jurisdicción de Ramos Mejía, en el partido bonaerense de La Matanza.
Esta mañana, sin aportar mayores detalles, el fiscal presentó un oficio ante la procuradora para notificar lo sucedido «durante el secuestro de un ciudadano, en el que la fiscalía intervino, toda vez que se encuentra de turno policial».
En su escrito, Delgado denunció la «inoperancia» de la empresa de telefonía celular «Movistar» porque «puso en peligro la vida» de una víctima de secuestro «y la de los agentes policiales» que desbarataron el delito.
«En particular, se solicitó por los canales correspondientes a la empresa ‘Movistar’ que interviniera una línea telefónica de manera inmediata, toda vez que se trataba de un ‘secuestro activo’ y los captores se estaban comunicando con los familiares de la víctima, quienes, a su vez, estaban siendo asistidos por la División Operativa Central (ex Antisecuestros de la PFA)», narró.
El fiscal explicó que «sin embargo, esa intervención no se materializó hasta pasada más de una hora aproximadamente. Ello ocasionó que la Policía haya tenido que trabajar y perseguir a los criminales, quienes estaban acompañados por la víctima, ‘a ciegas’, lo que concluyó con un tiroteo entre la fuerza de seguridad y los captores quienes lograron escapar».
«Ahora bien, sin perjuicio de que la víctima finalmente fue rescatada, la inoperancia de la empresa de telefonía celular ‘Movistar’ puso en peligro su vida y la de los agentes policiales», sostuvo Delgado, al tiempo que añadió que «en la ‘era de la comunicación’ se puso en riesgo toda la operación porque la opción trágica era perseguir a los perpetradores del secuestro o perderlos para siempre por no tener las líneas intervenidas a tiempo».

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *