Administrar el turismo en un Patrimonio de la Humanidad es una gran responsabilidad

La funcionaria, bonaerense llegada a la Península en principio como turista, explicó a Télam que la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco para Península Valdés genera a su función más pros que contras: «la denominación por sí ya genera más atractivo».

«Por un lado hay una gran responsabilidad, pero por el otro es un gran beneficio a nivel turístico, ya que recibimos gente de todas partes del mundo, a diferencia de otras localidades que no tienen tanta afluencia por no contar con esta denominación», explicó.

Una de las pocas contras, siguió, «es que se nos hace difícil en el día a día la cuestión servicios, porque somos una localidad pequeña; con una población de 700 personas, y no todos trabajan directamente en el turismo o están lo suficientemente capacitados para el nivel de visitantes que estamos teniendo».

La distancia del continente, casi 100 kilómetros, también genera algunos inconvenientes en Puerto Pirámides, «como que recién este año tenemos un buen servicio de internet, o problemas con el tendido eléctrico, ya que a veces los fuertes vientos hacen que nos quedemos sin electricidad, y eso lo solucionamos con generadores».

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS