PCB, curtiembres y napas son el problema a resolver

Fueron vecinos de Escalada quienes, a principio de marzo de este año, denunciaron la presencia de Bifenilos Policlorados (PCB) en transformadores de Edesur, y afirmaron que los reclamos habían empezado el 13 de julio de 2007. De acuerdo con lo anunciado por los vecinos, "la empresa concesionaria les respondió el mes pasado que `no hay insumos para su reparación´, y la alarma crece", señalaron.

Pero no todo es PCB, lamentablemente, aunque a veces el Estado se hace presente, como en febrero de este año, cuando se clausuró la empresa Galvafer SRL, ubicada en San Vladimiro y Marco Avellaneda (Villa Diamante), por "sustancias peligrosas". La fábrica se dedicaba al galvanizado por inmersión.

En el lugar, las autoridades constataron la existencia de cubas conteniendo sustancias peligrosas y que no tenían los sistemas de contención primarios adecuados para evitar posibles vuelcos, y advirtieron que el descuido podría provocar la contaminación del suelo y su filtración en las aguas subterráneas.

Las napas tampoco dan tregua en este sur marcado por la desidia de los gobiernos. No hace mucho, también, 100 vecinos presentaron una denuncia penal contra Aguas Argentinas por considerarla responsable de la suba de la napa. En su momento, la denuncia había sido radicada en el Juzgado en lo Criminal y Correccional número 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Carlos Ferreiro Pella, que la remitió a la Justicia Federal de Capital.

"Los problemas comenzaron con la concesión, cuando Aguas Argentinas empezó a extraer agua del Río de la Plata y no del Puelche, como hacía Obras Sanitarias antes", explicó Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación de Defensa de los Derechos de Usuarios y Consumidores, ONG que acompañó a los vecinos en la denuncia. Bassano explicó que, al extender el servicio de agua corriente en la zona, la empresa tapó los pozos de agua potable: "El Puelche comenzó a crecer, la gente dejó de extraer agua de ahí y por eso subió la napa", aseguró.

El otro problema son las curtiembres, aunque ACUBA dice que su planta de tratamiento "evita los problemas". Lo cierto es que sus residuos son altamente contaminantes por su contenido de metales pesados y sulfuros. La falta de tratamiento de los desechos de este sector industrial fue objeto permanente de críticas por parte del Gobierno y de las organizaciones ecologistas que reclamaron una actitud más comprometida con la preservación del medio ambiente. Ante la presión de los vecinos, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires tuvo que ser más severo, y en su oportunidad sancionó hace tiempo una ley que buscó la erradicación de las curtiembres que no puedan corregir la calidad de sus efluentes.

                                                                                                               (30/05/2008)

Imprimir esta noticia



NOTICIAS MAS LEIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *